10 lecciones bridal que aprender en Navidad

Cuando diciembre llama a la puerta, el mundo se divide en dos grandes mitades: los que adoran la Navidad porque la viven con emoción cada minuto y aquellos que desean con fuerza que los días pasen deprisa para abrazar con fuerza el nuevo año y sus promesas.

En cualquier caso -tanto para unos como para otros-, diciembre ocupa un lugar destacado en todos los calendarios y se encarga de hacernos vivir cada uno de sus días con una intensidad especial.

 

Si, además, para ti este es un año señalado porque vivirás estas fechas por última vez antes de dar el ‘Sí, quiero‘, estoy segura de que el significado mágico y trascendente de los últimos días del año será aún más importante para ti y para los que te rodean.

Por eso he pensado que -mientras empaquetamos regalos y hacemos propósitos de año nuevo- podemos aprovechar para repasar juntos algunas ideas genuinamente navideñas que tienen mucho que decirnos sobre cómo enfrentarnos a la tarea de organizar la boda perfecta.

Toma buena nota de estos diez consejos y no olvides acompañarlos de una copa de champán.

 

Fotografía © La Fotografía de tu Boda

 

1. A los preparativos hay que dedicarles el tiempo justo y necesario

¿Eres de los que al acabar el verano comienza a desempolvar los adornos o prefieres colocar el Árbol el día antes de Navidad? Los excesos suelen ser malos consejeros y lo ideal es encontrar un término medio cuando planeamos plazos para nuestros preparativos.

Ten en cuenta que organizar una boda requiere su tiempo para reservar los mejores proveedores, diseñar con calma los detalles y tomar decisiones sin precipitación, pero un compromiso dilatado en el tiempo puede hacer que perdamos la perspectiva de qué queremos para nuestra boda.

Del mismo modo, si os planteáis algo sencillo y contáis con la ayuda de un profesional, unos tres meses pueden ser suficientes para preparar una boda preciosa, pero quizá tengáis que renunciar a ciertos detalles que pueden resultar imposibles de conseguir a tiempo para vuestro enlace.

Entre ocho meses y un año de margen hasta la fecha de la boda puede ser un buen plazo de referencia para comenzar con los primeros preparativos.

¡Ah! y yo soy de las que aprovecho el puente de diciembre para colocar las luces y abrir la tableta de turrón.

 

2. No hacen falta grandes adornos para conseguir un ambiente especial

Una corona de Adviento y una flor de Pascua; con sólo dos elementos podemos vestir de fiesta nuestro despacho o nuestro salón.

Lo mismo sucede en las bodas: pequeños detalles como unos centros florales escogidos con gusto o una papelería cuidada pueden transmitir mucho sin tener que recurrir a grandes montajes o decoraciones muy elaboradas.

La decoración -navideña y nupcial- siempre debería ser personal y acorde con los gustos de las personas que van a  disfrutarla; debería estar pensada con un propósito, buscando transmitir una idea y no adornando por adornar.

¿Un imprescindible en ambos casos? Sin lugar a dudas las luces. Velas, faroles y guirnaldas aportan personalidad y calidez a los espacios y transmiten sensación de hogar.

 

3. Una mesa puesta con gusto es la mejor decoración

Uno de mis recuerdos favoritos de estas fechas es la enorme mesa que se preparaba en casa de mis abuelos para la cena de Nochebuena.

Se sacaba la mejor vajilla y el mantel más bonito del ajuar y se repasaba cada copa para que todo estuviera brillante y precioso porque era un día de fiesta.

Piensa que en tu boda tus invitados van a pasar una gran parte del tiempo sentados en un comedor, por lo que es especialmente importante prestar atención a cómo se prepara y decora el espacio  donde se servirá el almuerzo o la cena.

Atrévete a jugar con las texturas y los colores de vasos, platos y mantelería y procura dar el protagonismo necesario a los centros de mesa sin perder de vista la funcionalidad: de nada sirve un montaje precioso si los comensales no están cómodos o no cuentan con los elementos necesarios para disfrutar de su menú.

 

Fotografía © La Fotografía de tu Boda

 

4. Los buzones están pensados para llenarse de buenas noticias

En tiempos de redes sociales, smartphones y Whatsapp nada hace más ilusión que abrir el buzón en estas fechas y descubrir entre catálogos y facturas un christmas escrito a mano por algún familiar o amigo.

Y es que en ese sobre sencillo llega a nuestra casa mucho más que una tarjeta con motivos navideños: hay cariño, tiempo y el encanto de las cosas de antaño.

Enviar por correo postal tus invitaciones de boda puede ser también mucho más que un medio eficiente de hacer llegar el save the date a aquellos que no puedes entregársela en mano. Prueba a enviar por sorpresa sus invitaciones a sus casas a tus amigos y familiares más cercanos y espera a ver sus reacciones cuando descubran un martes cualquiera tu invitación de boda en su buzón.

 

5. Rodéate siempre de aquellos a los que quieres

Todos hemos tenido alguna vez la incómoda obligación de tener que asistir a una cena de Navidad por compromiso, ¿por qué tengo que dedicar mi tiempo a compañeros de trabajo, conocidos de mis padres o vecinos si apenas tengo trato con ellos?

Esta situación puede ser un buen termómetro que te ayude a orientarte sobre por dónde deberías cortar la lista de invitados de tu boda.

Las Fiestas y las bodas deberían compartirse con la gente que nos hace sentir cómodos, queridos y en confianza.

 

6. Como en casa, en ningún sitio

Para muchos, uno de los detalles que hacen de la Navidad una época especial es el hecho de que significa volver a casa; no hay nada que alimente la memoria como los lugares, olores y sabores que relacionamos con nuestra infancia.

Si eres de esos afortunados que cuentan en su familia con una casa grande en la que tradicionalmente os habéis reunido para celebrar los grandes momentos, quizá deberías plantearte dejar de buscar el lugar ideal para organizar tu boda y descubrir que estaba más cerca de lo que creías. Es cierto que una boda en la casa familiar requiere algo más de trabajo y esfuerzo, pero con la ayuda de un buen wedding planner y mucho cariño el resultado será inmejorable.

Si además apuestas por la gastronomía local e incorporas al menú esa receta que nunca faltaba en las reuniones de familia, conseguirás disfrutar el día de tu boda de una experiencia entrañable que te hará revivir las mañanas de Navidad de cuando eras niño.

 

7. Un vestido de novia no es un disfraz

Igual que en estas fechas no es imprescindible salir de compras vestido de duende ni asistir al brindis de nuestra empresa con un traje de noche repleto de lentejuelas, vestirse de novia no debería suponer nunca sentirse disfrazada o fuera de lugar.

Piensa en qué prendas de tu armario te hacen sentir guapa, favorecida, cómoda y un poquito especial y utilízalas como inspiración para escoger las líneas y cortes de tu vestido. El ‘menos es más’ siempre funciona y te garantizará el plus de que tu look bridal soporte con elegancia y dignidad el paso del tiempo.

 

Fotografía © Ruth Roldán

 

8. Busca un modo de mantener las tradiciones

Un elemento imprescindible de la Navidad son sus tradiciones. Las hay universales -como las uvas de Fin de Año o el Gordo de Navidad- y también las hay particulares, como ese brindis anual con tus amigos al que se han ido incorporando las parejas y al que -aunque sea por videollamada- ninguno faltáis.

Las tradiciones son importantes porque significan lazos y por dentro algo nos dice que  mantenerlas vivas, es estrecharlos y mantenerlos firmemente unidos.

Si en tu familia o grupo de amigos hay algún elemento tradicional en torno a las bodas -un velo heredado, un tipo de flor para el ramo…- te invito a que busques la manera de integrarlo en la organización de tu boda. Aunque al principio lo vivas como un homenaje al resto, con el tiempo lo recordarás como algo especial que también tendrá un sentido importante para ti.

Si, por algún motivo, esa tradición no te hace sentir cómodo y no te sientes identificado con ella, no te sientas obligado a llevarla a cabo.

 

9. No hay mejor regalo que el cariño con el que se elige

Para muchos novios es un quebradero de cabeza decidir qué regalar a sus invitados para agradecerles la asistencia a su enlace y al final muchos acaban apostando por regalos impersonales porque se ven obligados ‘a cumplir’.

Del mismo modo que una Navidad no es mejor que otra por el número o el precio de los paquetes que encontramos bajo el Árbol el día de Reyes, la calidad de una boda no se mide por los detalles que los invitados se lleven de recuerdo a su casa cuando acaba la fiesta.

Pensad qué queréis transmitir a vuestra familia y amigos y buscad un soporte que represente esa idea: una planta para mantener vivo el recuerdo de ese día compartido, un dulce para que lo disfruten la mañana después de la boda, o una simple tarjeta en la que les hayáis dedicado unas palabras de cariño tendrán más valor que otros regalos más sofisticados pero que lleven menos de vosotros.

 

10. Celebrar es importante, tú decides qué celebrar

Quizá no tengas una ilusión especial por casarte porque sientes que es algo encorsetado e impuesto o a lo mejor no te gustan estas fechas porque piensas que son algo comercial.

Si es así, me gustaría invitarte a buscar alternativas: personaliza tu ceremonia para que se adapte a lo que para ti supone el compromiso, busca un espacio que sea parte de vuestra historia para que te emocione pisar ese suelo de nuevo en este momento especial…

No celebres que es Navidad, pero sí el momento de recoger a tus primos en la estación, el desayuno con chocolate y churros con esa amiga que vive fuera o que hoy es festivo y no tienes que madrugar.

La cuestión es celebrar.

Que estamos juntos, que nos queremos y que -un año más- podemos compartir tiempo, risas y abrazos con los que más nos importan.

Fotografía © Neima Pidal

 

Espero que disfrutéis muchísimo de estas semanas de diciembre.

¡Nos vemos pronto con un nuevo post!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra Política de cookies, Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies